Inglaterra no tuvo piedad de una humilde Panamá y se despachó con una goleada que entró en la historia de los dos seleccionados. El equipo de Gareth Southgate se llevó un 6-1 inobjetable de Nizhni Nóvgorod, clasificó a octavos de final junto a Bélgica y eliminó a los centroamericanos, que pese a la caída celebraron el primer tanto en los mundiales como un título.

La historia de Inglaterra y su inspirado presente fueron demasiado para un equipo de Hernán Darío Gómez que puso el corazón para evitar la humillación, pero fue superado por la fortaleza física y la contundencia de un joven equipo que sueña con volver a la élite en este torneo. Debutantes absolutos en mundiales, los panameños entregaron el duelo en la primera mitad.

Un doblete de John Stones, otro de Harry Kane y un tanto de Jesse Lingard certificaron la apabullante goleada inglesa del primer tiempo. Un resultado exagerado por lo que había sido hasta ese momento el desarrollo del encuentro. Los ingleses apelaron de manera perfecta a la pelota parada y con efectividad resolvieron el partido en apenas un rato.

Se pudo ver poco del juego colectivo que se espera de Inglaterra en esa primer parte. Panamá no quiso replegarse como muchos otros equipos que se saben inferiores al rival, y entregó espacios. Pero los goles llegaron por distracciones y en jugadas de poco contenido. El primero fue un cabezazo en una pelota parada. El segundo, un penal tras un pelotazo a Lingard. El tercero, recién, iba a ser de una factura descomunal, tras una pared entre el propio Lingard y Raheem Sterling.

Con su gol, Felipe Baloy le arrebató un récord a Martín Palermo

Los otros dos fueron como los del inicio: uno de pelota parada y el restante por otro penal. En definitiva, el laboratorio del entrenador, que aceitó bien la jugada detenida y los graves errores de la defensa panameña permitieron que llegaran cinco goles en la primera etapa.

En el complemento hubo un gol más, con un rebote en un taco de Kane, para cerrar la goleada. Le sobró un tiempo al equipo inglés. Porque ya con la abultada ventaja no quiso pisar mucho más el acelerador e incluso las veces que quiso hacerlo no pudo hilvanar el juego colectivo para romper, ahora sí, a una Panamá un poco más cerrada.

Para los panameños, el segundo tiempo fue soñado. En esos 45 minutos, ya con el partido resuelto, fue más punzante y llegó al gol por primera vez en la historia de los mundiales. Fue el detonante para una fiesta en las tribunas que incluyó a los dos equipos. Nadie se fue triste del estadio.

Panamá perdía 6-0, pero armó el festejo más loco y emotivo con un gol histórico

Inglaterra tendrá que trabajar pensando en el próximo rival, el primero de peso. Se enfrentará a Bélgica en busca del primer lugar del Grupo G. Hoy tienen los dos la misma cantidad de puntos, de goles a favor y de tantos en contra. Si empatan, las posiciones se definirán por fair play y si llegan a igualar en ese ítem también, será por sorteo.

Panamá tendrá otra chance para elevar la apuesta e ir por el primer triunfo. Enfrentará a Túnez para terminar un Mundial en el que poco le importan los goles en contra.