Según datos oficiales del Indec, el 60% de los argentinos tiene ingresos que son menores a 15 mil pesos -ya sea porque cobran un sueldo, jubilación, pensión o subsidio-, mientras que la canasta básica en agosto superó los $20 mil. En contraposición, el 10% de la población concentra el 1,4% del total de los ingresos, y el 10% más acaudalado obtiene el 30,2%, informó el organismo.

A su vez, dio cuenta que el “Coeficiente de Gini”, un indicador que mide el nivel de desigualdad en la distribución del ingreso, y que tiene el valor “0” como el “igualdad absoluta de todos los ingresos” y a “1” en el caso contrario, mejoró al término del segundo trimestre al quedar en 0,422 puntos, contra los 0,428 de igual período del año pasado.

En este marco, días atrás el organismo constató una familia tipo necesitó en agosto un ingreso de $20.868,93 para evitar caer en la pobreza y cubrir el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que registró una suba de 36,9% en la medición interanual.

Por su parte, la canasta básica alimentaria (CBA), que determina los ingresos necesarios por hogar para superar el umbral de indigencia, alcanzó los $8.347,57 durante el mismo mes.

Mientras tanto, el presidente Mauricio Macri presentó su declaración jurada donde se constató que durante 2017 aumentó su patrimonio en un 21%. El jefe de Estado indicó que sus bienes superan los 100 millones de pesos, según los datos que entregó a la Oficina Anticorrupción.